Alimentación ecológica VS Alimentación tradicional

Hoy en día, la idea de comer sano y preferiblemente alimentos de origen ecológico va ganando adeptos entre la población española y entre los científicos, como medida para prevenir múltiples enfermedades como el cáncer, diabetes y cardiovasculares.

 

La principal diferencia entre los alimentos convencionales y los ecológicos son los productos químicos implicados en la producción y procesamiento de los segundos.

Los alimentos ecológicos

Los alimentos ecológicos se cultivan de forma natural, es decir sin ningún tipo de sustancias adicionales con lo que se conserva mucho mejor el sabor. Los cultivos ecológicos prescinden de fertilizantes químicos o cualquier producto no natural para su cultivo.

El cultivo tradicional

Sin embargo, en el cultivo convencional es habitual el uso de plaguicidas, utilizados para combatir insectos o plagas, y combatir enfermedades, y a medio o largo plazo pueden dañar nuestro organismo. Según la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) el 90% de los alimentos analizados contienen pesticidas pero dentro de los límites marcados. Esto indica que la  presencia de pesticidas en los alimentos europeos no es peligrosa para la salud. De todos modos, debemos seguir exigiendo un mayor control y claridad dado que la ingesta de pesticidas se relaciona con el desarrollo de múltiples enfermedades en el sistema reproductivo (esterilidad, malformaciones, abortos), hígado, cerebro y sistema inmunológico.

¿Por qué debes tomar productos ecológicos?

Los productos ecológicos suprimen el riesgo de contener residuos químicos ya que deben pasar por un estricto control que verifique que no se hace uso de ningún tipo de productos químicos y/o sintéticos en todas las etapas de producción y procesamiento, lo que provoca que este tipo de agricultura favorezca la conservación del medio ambiente y evitamos la contaminación de la tierra, el agua y el aire.

verdura-ecologica

La agricultura ecológica es la más respetuosa con la fauna ya que genera una contaminación más baja de aerosoles, produce menos dióxido de carbono, previene el efecto invernadero y ayuda al ahorro energético.

En la ganadería ecológica los animales no son manipulados artificialmente o de manera intensiva para conseguir una mayor producción. La alimentación de estos animales se basa en pastos naturales, leche preferiblemente de su propia madre, y piensos y forrajes ecológicos, exentos de fertilizantes, pesticidas y transgénicos.

En cuanto a la calidad de los alimentos, es indudable que los alimentos ecológicos, al ser elaborados de manera artesanal y cuidadosa, conservan el verdadero sabor de cada ingrediente ya que carecen de conservantes o colorantes artificiales. Además, son alimentos que se componen de un mayor nivel nutritivo ya que al ser cultivados con fertilizantes naturales, contienen unos niveles más altos de vitaminas y antioxidantes que ayudan a prevenir ciertas enfermedades como el cáncer.

Los costos de los productos ecológicos frente a los convencionales son altamente mayores, pero hay que saber diferenciar entre valor y precio. Es posible que se pague menos por los productos tradicionales, sin embargo si tomamos en cuenta el efecto perjudicial de sus prácticas para nuestro organismo y medio ambiente, los alimentos ecológicos son en realidad más baratos.

 

Cuando elijamos comprar un producto ecológico debemos verificar que estén sellados por los organismos competentes y a la hora de decantarse entre un producto convencional o uno ecológico, es importante poner en la balanza no solo el precio que tienen, sino los beneficios para nuestra salud y la del medio ambiente.

¿Y tú?, ¿Que comes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pulse el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies