7 Consejos para reducir tus calorías diarias

Es muy habitual considerar que tienes una dieta equilibrada porque tomas alimentos sin azúcar, sin sal o sin otros añadidos. Pero a la hora de consumirlos, añadimos otros aderezos para potenciar el sabor, como salsas y aceites. El problema no es tanto lo que añadimos a estos alimentos, si no, la combinación de todos estos alimentos, que pueden incrementar de manera notable la carga calórica de las comidas.

Por esta razón, te damos algunos tips, para que con pequeños gestos, reduzcas de modo drástico tus calorías de cada día.

1. Evita el azúcar añadida en la limonada o zumo de naranja

El limón y la naranja ya contienen azúcar de modo natural en su composición, con lo cual no es necesario añadir más edulcorante extra. El limón contiene entre un 2 y un 3 por ciento de azúcar, y la naranja entre un 9 y un 10 por ciento de azúcar. Para que te hagas una idea, un zuño de 3 o 4 naranjas ya exceden, sin añadirle de modo externo, la cantidad de azúcar diaria recomendada por la OMS,

cantidad de azúcar limon y naranja

 

Solución: Si el jugo de alguna de estas frutas te parece ácido o amargo, añade más agua.

2. Elimina la crema o el azúcar refinada del café

Si eres de las personas que le agrega al café el típico sobrecito de azúcar o un poco de leche condensada te propongo cambiar y agregarle mejor una cucharada pequeña de azúcar de caña integral, o un poco de leche de almendra natural Prana. Si eres de los que prefieren una bebida preparada, te invitamos a probar Prana de café, que está preparada con café ecológico natural y un poco de sirope de ágave.

3. Procura evitar aderezos preparados en las ensaladas

Es muy común aliñar las ensaladas con salsas comerciales que ya vienen preparadas, pero no es lo más conveniente, ya que a menudo este tipo de aliños contienen leches animales, aceites refinados de girasol y otros componentes que amplían la carga calorica a tu comida de forma drástica.

Dos salsas que te recomendamos que dejes de consumir, o disminuyas la ingesta son:

  • Salsa césar: Contiene leche de vaca, aceite de girasol y queso entre otros componentes.
  • Salsa de aceite de módena: Contiene mucho azúcar añadido, además de colorantes y otros conservantes.

Solución: Añadir aceite de oliva VIRGEN EXTRA, y una pizca de sal. También puedes añadir miel pura ecológica o sirope de ágave si te gusta más el sabor a dulce.

 

4. Refrescos y zumos

Si eres una persona que se empieza a preocupar por lo que consume, una de tus primeras decisiones debería ser dejar los refrescos. No aportan ningún nutriente necesario y están repletos de azúcar refinada. En cuanto a los zumos preparados, siempre y cuando sean 100% ecológicos y no contengan azúcar añadido, se pueden tomar controlando las cantidades.

Comparación de azúcar entre un refresco, un zumo industrial y Prana

Generalmente la prioridad de un restaurante es el sabor, no tanto la cantidad de sodio, grasa o calorías encontradas en un platillo; lo cual esta bien para ir de vez en cuando a disfrutar.

Sin embargo, si se ha convertido en algo de todos los días, te puede afectar la salud, ya que no tienes el control de la preparación. En cambio, si cocinas en tu casa, sabes qué ingredientes usar y como prepararlos.

Cómo puedes comprobar, una porción de 200ml que equivalen a un vaso convencional, en el caso de un refresco si depositamos el contenido en un vaso, estariamos al límite de sobrepasar la cantidad de azúcar diaria recomendada, así que si tomas todo el refresco la sobrepasas por mucho. En el caso de un zumo de frutas que no sea “sin azúcar”, un vaso sobrepasa la cantidad recomendada por 3 gramos. La bebida de Prana natural, además de ser 100% ecológica, apenas contiene 3 gramos de azúcar, lo que equivale a menos de la mitad de un sobre de azúcar como el que nos ponen en una cafetería.

 

5 . Cocina tradicional VS cocina de calle

Cuando tomas la decisión de ir a un restaurante entran en escena varias razones, una es el sabor, pero ¿qué estás dispuesto a consumir a cambio de un plato suculento?. Lo malo de comer fuera, es que no te dan la tabla nutricional de los componentes que usan para cocinar los platos, así que por muy saludable que sea la receta, no vamos a saber realmente la calidad de la materia prima que estamos tomando.

No te digo que no vayas a comer fuera de vez en cuando, pero no lo tomes como una costumbre, intenta comer más en casa, y cocinar con tus propias manos alimentos de los cuales te puedes fiar, como la fruta de temporada, verdura del frutero de toda la vida, y otros ingredientes que puedes testar composición en el momento de adquirirlos.

 

6. Que el hambre no decida tus compras

Evita ir a comprar alimentos con hambre, por instinto, cogerás cosas que no necesitas. O si vas con hambre tenlo en cuenta para no caer en la tentación.

7. No comas y bebas mientras ves tu serie o peli favorita

Sé que es difícil, pero por normal general, cuando estás inmerso en una película que te gusta, tiendes a comer más, ya que tu organismo no está pendiente de avisarte de que estás saciado.

Te recomendamos que tomes una cantidad concreta de comida, y no repitas después para no consumir calorías de más.

Ya has visto que tomando algunos simples hábitos podemos mejorar mucho nuestra dieta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pulse el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies