10 beneficios del aceite de coco

Uno de los productos grasos naturales más demandado actualmente es el aceite de coco, que se produce aplicando el método de presión en frío a la pulpa de este fruto tan apetecible.

Aceite de coco en estado sólido

Aceite de coco en estado sólido

Aceite de coco, la mejor grasa del mundo

El coco es el fruto de palmera común, es un manjar con una carga nutritiva muy alta, y tiene un alto contenido de grasas saturadas y proteínas.

Los isleños siempre han tenido en gran estima al coco por sus propiedades preventivas y curativas de enfermedades, sobre todo porque son ricos en ácido láurico, un probado agente antivírico, antibacteriano y antimicótico. Todas estas propiedades son apreciadas en unos de sus principales derivados: el aceite de coco.

Los cocos contienen niveles altos de grasa saturada que, contrariamente a la creencia popular, es una grasa necesaria para una nutrición óptima.

¿Qué aporta el aceite de coco?

En primer lugar, conviene que aclaremos que un alimento rico en grasas no tiene por qué no ser saludable: el aceite de coco lo demuestra. ¿La razón?: los ácidos grasos que integran su composición, destacando los llamados de cadena media, con el láurico (protagonista principal, casi dos tercios), el mirístico, el palmítico y el caprílico, mas un resto de grasas insaturadas, incluido ácido oleico.

Casi el 100 % de este producto es grasa, lo que se traduce en que ingiriendo cien gramos te aseguras un aporte de 862 kilocalorías. Completa su composición nutricional la presencia de vitaminas E (0,09 mg por 100 g) y K (0,5 microgramos por 100 g), además de un repertorio de compuestos antioxidantes.

Catálogo de 10 propiedades positivas del aceite de coco

Enfermedades cardíacas

Su alto contenido en ácido láurico lo convierte en un protector contra problemas cardíacos, como la arteriosclerosis y la hipertensión.

Pérdida de peso y estrías

Es de fácil digestión y facilita el funcionamiento del tiroides y todo el sistema endocrino. Su principal efecto es acelerar el metabolismo energético, por eso lo consideramos idóneo para dietas de reducción de peso.

En el terreno cosmético, tenlo en cuenta si prevés perder muchos kilos o estás embarazada; en ambos casos estás a tiempo de evitar las desagradables estrías si lo aplicas diariamente en las zonas más proclives.

Refuerzo inmunitario

Sus ácidos grasos despliegan efectos bactericidas, antifúngicos y antivirales. Destaca por su efectividad contra el virus de la gripe y el herpes, las bacterias Listeria monocytogenes y Helicobacter pylori y Giardia, un parásito intestinal.

Digestión

Si lo utilizas para cocinar, podrás prevenir problemas digestivos, incluyendo el síndrome de colon irritable. Además, mejorarás la absorción de micronutrientes como vitaminas, minerales y aminoácidos.

Candidiasis

Es una infección del estómago causada por la levadura Candida, contra la que ejerce una acción progresiva que evita el riesgo de reacciones por liberación de toxinas por la destrucción de este microorganismo.

Alzheimer

Sus lípidos de cadena media producen en el hígado unas sustancias de desecho del metabolismo llamadas cuerpos cetónicos, que en el cerebro realizan una función de reparación del tejido nervioso.

Calidad del cabello

Está considerado uno de los nutrientes naturales más eficaces para el crecimiento y la textura del cabello, utilizándose en la fabricación de acondicionadores y lociones anticaspa.

Hidratante corporal y exfoliante

Como aceite esencial, tiene gran poder hidratante y suavizante cutáneo. Ayuda a depurar la piel de células muertas, frenando su envejecimiento. No te supondrá dificultad alguna prepararte tu propia crema exfoliante para cara y cuerpo con aceite de coco como base.

Acné

El ácido láurico combate los gérmenes que lo causan, viéndose potenciado por los efectos antiinflamatorios de otras sustancias presentes en el aceite de coco.

Repelente de insectos

Para evitar las picaduras, te sugerimos una mezcla de aceite de coco y otros aceites esenciales, como aceite de árbol de té o citronela.

Como ves el aceite de coco tiene numerosas propiedades, anímate a probarlo.

¿Cuándo y cómo tomar aceite de coco?

La dosis terapéutica recomendada es de 3 o 4 cucharadas al día mezcladas con la comida. Recomendable usarlo como substituto de los aceites vegetales ricos en las grasas inflamatorias Omega-6 (girasol, maíz, cártamo…) y que además se oxidan al calentarse por lo que se puede usar para freír, hornear, cocer o asar.

Se conserva durante mucho tiempo sin estropearse debido a su alta capacidad antioxidante. En frío se puede usar como aliño en ensaladas, untar pan o tostadas o añadirlo a batidos, zumos, purés y yogures.

El aceite de coco es el nuevo Red Bull natural

¿Quieres obtener un plus extra de energía? Prueba esto:

  • Pon una cucharada de café llena en una taza de café natural.
  • Espera a que el aceite de coco (sólido) se disuelva en el café.
  • Tómalo con calma
  • Extra: Toma una onza de chocolate negro al 99% de pureza.

Dependiendo del metabolismo de la persona, el efecto puede tomar más o menos tiempo.

En unos minutos obtendrás una gran recarga de energía vital, es ideal para afrontar periodos de mucho esfuerzo físico o exigencia mental. Si quieres aumentar aún más eficacia de es truco, utiliza materias primas de origen orgánico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pulse el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies